Las grandes telenovelas cuentan historias de grandes mujeres… ésta fue la inspiración para todas…

“Doña Bárbara”, la obra cumbre de la literatura venezolana, original de Rómulo Gallegos, adaptada a la televisión venezolana en los años 70 por el gran José Ignacio Cabrujas, renace en una nueva producción de Telemundo, gracias a una idea presentada por la mismísima Gabriela Spanic, quien irónicamente, después de ser aprobado el proyecto, tuvo que luchar a capa y espada por conseguir el papel protagónico.

Por ser éste precisamente uno de los íconos culturales más importantes que haya producido la literatura venezolana, interpretarlo siempre ha sido un sueño para cualquier actriz de la tierra de Bolívar. Ruddy Rodríguez (“Amas de Casa Desesperadas”), Gaby Spino (“Sinverguenza”) y Natalia Streignard (“La Tormenta”) fueron algunas de las chicas que “castearon” para este papel.

Para todos los interesados, para los que la leyeron en el colegio, para los que la olvidaron, o desean refrescarla, aqui está la sinopsis. Eso sí, ojalá que a alguno se le ocurriera acudir al libro.

Barbarita (Gabriela Spanic, “La Venganza” y “La Usurpadora”, entre otras), es criada por una banda de contrabandistas de la selva. Allí conoce el amor con Asdrubal, pero éste es asesinado y la mestiza es salvajemente ultrajada por los mismos contrabandistas. Decidida a conseguir su venganza contra esos hombres; Bárbara seduce al propietario de una hacienda: Lorenzo Barquero y aunque tienen una hija lo empuja al alcoholismo y le roba la fortuna. Lorenzo es convertido en un guiñapo humano, y la pequeña Marisela , hija de ambos, es obligada a vivir en una choza miserable con su padre.

Quince años después; Santos Luzardo (Christian Meier, “El Zorro”), un abogado graduado con honores, primo de Lorenzo, vuelve a la tierra de su familia para reclamar la propiedad. Él pronto descubre que la región es controlada por Doña Bárbara, que ahora se ha convertido en una mujer dominante, que usa sus poderes de brujería y seducción para imponer su voluntad sobre la ciudad.

Con el tiempo, Santos intenta salvar a su primo y educar a la joven Marisela. Pero doña Bárbara acaba enamorándose de Santos; aunque para él su corazón pertenece a la pequeña Marisela (María Adelaida Puerta, “Sin Tetas no hay paraíso”).

Fuente: http://www.elinformanteperu.com