Ahora que se encuentra en su recta final podemos emitir un juicio razonable sobre ésta telenovela…

“Toda una Dama” es la primera telenovela realizada por RCTV de Venezuela como RCTV Internacional. Escrita por Iris Dubbs con la mayor fidelidad posible a la obra de José Ignacio Cabrujas, “Señora”, que en los años 80 el dramaturgo escribiera para este canal como versión libre de la “Doña Bárbara” de Rómulo Gallegos en clave de tragedia clásica griega.

Pese a todas las señales y advertencias, Imperio Laya (Nohely Arteaga) se empeña en desgraciarle la vida a la pobre Valeria Aguirre (Christina Dieckmann), hasta el punto de llevarla a la cárcel y robarle su hijo. Con la ayuda de un amigo (Roberto Messuti), Valeria es declarada inocente, se convierte en “Toda una Dama” e ingresa en la alta sociedad caraqueña con el fin de destruír a Imperio. Dos mujeres se enfrentan en una guerra sin tregua, primero por el amor de un hombre (Ricardo Álamo) y luego por la custodia legal de un hijo. La tragedia está servida.

Toda una Dama ha sido desde el inicio, al igual que su predecesora, una telenovela clásicamente perfecta, gracias a su buen libreto, dirección y producción y a un maravilloso casting de esos que últimamente no se ven muchos en televisión: Nohely Arteaga y Christina Dieckmann se roban el show con sus estupendas actuaciones, que para nada tienen por qué envidiar a las recordadas y queridas Caridad Canelón y Mary Carmen Regueiro, pero que no por ello dejan que actrices como Abril Schreiber y María Gabriela de Faría (las hijas de Imperio) o las inigualbales Esperanza Magaz y Ana Castell (las tías de Valeria) brillen en cada aparición.

No queda sino felicitar a todo este equipo por hacer, en medio de crisis, conflictos y problemas… una Señora Telenovela!