No conocía a esta chica hasta ayer, cuando compré el periódico como hago todos los domingos y me la encontré en la portada. ipso facto me dejó boquiabierto, como apenas horas después lo haría con el jurado del Miss Universo.

Llegada la hora me armé con pizza y coca-cola, en plan Homero Simpson, a contemplar el show… cuyo final no pudo ser mejor.

Enhorabuena por esta súper tía, cuya belleza ya es un icono universal.

Nota Sobresaliente: Venezuela y Colombia tomadas de la mano. Feliz Final.