TVes relanza “la mejor telenovela venezolana de la historia”.

La Dueña: protagonizada por Amanda Gutiérrez y Daniel Alvarado y Original de José Ignacio Cabrujas y Julio César Mármol está inspirada en su primera etapa en “La Cenicienta” de Pierrault y una segunda en “El Conde de Montecristo” de Alejandro Dumás; fue producida por Venezolana de Televisión (VTV) en 1984.

La trama se ubica en 1929, bajo el gobierno del General Juan Vicente Gómez y cuenta la historia de Adriana Rigores (Amanda Gutiérrez), una joven huerfana que hereda una gran fortuna de su padre. Luego su madrastra, sus hermanastras y el círculo social que estos frecuentan, urden una estratagema para hacer “desaparecer” a Adriana haciéndola pasar por loca y enterrándola en un manicomio, del que muchos años después regresará para ser “La Dueña”.

Sinopsis:

En 1929, un grupo de hombres desembarca en las playas venezolanas dispuestos a derrocar al tirano Juan Vicente Gómez. Este intento fracasa y los revolucionarios son perseguidos y asesinados. Esteban Rigores, uno de ellos, está mal herido y creyendo que va a morir le pide a  su fiel sirviente mudo Basilio que busque a su hija Adriana y le entregue los papeles que la harán “dueña” de una gran fortuna.

Basilio nunca ha visto a Adriana y no sabe donde buscarla. Comienza en casa de Beatriz, madre de Adriana y esposa de un ministro de Gómez. La sorprendida Beatriz le dice que la niña murió, pero Basilio no le cree y va a casa de Alejandro Téllez, antiguo amigo de Esteban y allí encuentra una jovencita huérfana que se llama Adriana y que vive de allegada de los Téllez.

Adriana desconoce sus orígenes y le hace entrega a Alejandro de los papeles que le dió Basilio ya que están en inglés. Alejandro se asusta al ver que su recogida es una rica heredera. El prepotente Capitán Mauricio Lofriego novio de María Eugenia Téllez, está interesado en Adriana y ella, a su pesar, le corresponde. Mauricio rompe su compromiso con María Eugenia y pasa esa noche con Adriana.

Alejandro lo ve salir del cuarto de Adriana y decide vengarse de la muchacha por la afrenta hecha a su familia, hace que rapten a Adriana y la encierra en el lóbrego manicomio del Dr. Azote, del que muchos años después regresará para ser “La Dueña” de los destinos de sus enemigos en una de las venganzas más inteligentes llevadas a cabo en televisión.

Conoce las otras finalistas de “Las Mejores Telenovelas Venezolanas de la Historia”