image

image

image

image

image

Cuenta el dramaturgo John Ford en su célebre y polémica obra renacentista “Lástima que sea tan puta”, que unos padres escondieron a sus bebés gemelos (chica y chico) hasta que encontraran unos esposos dignos de cada uno. La razón? Eran demasiado bellos.

Pero la naturaleza fue más fuerte. Los gemelos se enamoraron y cometieron incesto. En la obra, los hermanos murieron (eran tiempos de Shakespeare y los amores trágicos estaban de moda), en la vida real, el teatro fue prohibido ante tal escándalo.

Hoy día no es el teatro, sino la internet, el escenario de otra tórrida historia de amor entra gemelos, esta vez, de carácter homosexual. Se llaman Milo y Elijah y comenzaron grabando en video casero sus “juegos de hermanos” y subiéndolos a la red. Ellos defienden la pureza de su amor de hermanos. Nosotros lo aplaudimos al ver las imágenes (exclusivamente para adultos) que publicamos a continuación: amor, belleza, y hasta algo de ingenuidad y pureza. Si los juzga, llegue hasta aquí. Si desea felicitarlos (y es mayor de 18 años) acceda a la Galería de Imágenes AQUÍ