1.- La Dueña: protagonizada por Amanda Gutiérrez y Daniel Alvarado. Original de José Ignacio Cabrujas y Julio César Mármol. Está inspirada en “El Conde de Montecristo” (¿Y “Cenicienta”?) y fue producida por Venezolana de Televisión (VTV) en 1984.

La trama se ubica en 1929, bajo el gobierno del General Juan Vicente Gómez y cuenta la historia de Adriana Rigores (Amanda Gutiérrez), una joven huerfana que hereda una gran fortuna de su padre. Luego su madrastra, sus hermanastras y el círculo social que estos frecuentan, urden una estratagema para hacer “desaparecer” a Adriana haciéndola pasar por loca y enterrándola en un manicomio.

Sinopsis:

En 1929, un grupo de hombres desembarca en las playas venezolanas dispuestos a derrocar al tirano Juan Vicente Gómez. Este intento fracasa y los revolucionarios son perseguidos y asesinados. Esteban Rigores, uno de ellos, está mal herido y creyendo que va a morir le pide a  su fiel sirviente mudo Basilio que busque a su hija Adriana y le entregue los papeles que la harán “dueña” de una gran fortuna.

Basilio nunca ha visto a Adriana y no sabe donde buscarla. Comienza en casa de Beatriz, madre de Adriana y esposa de un ministro de Gómez. La sorprendida Beatriz le dice que la niña murió, pero Basilio no le cree y va a casa de Alejandro Téllez, antiguo amigo de Esteban y allí encuentra una jovencita huérfana que se llama Adriana y que vive de allegada de los Téllez.

Adriana desconoce sus orígenes y le hace entrega a Alejandro de los papeles que le dió Basilio ya que están en inglés. Alejandro se asusta al ver que su recogida es una rica heredera. El prepotente Capitán Mauricio Lofriego novio de María Eugenia Téllez, está interesado en Adriana y ella, a su pesar, le corresponde. Mauricio rompe su compromiso con María Eugenia y pasa esa noche con Adriana.

Alejandro lo ve salir del cuarto de Adriana y decide vengarse de la muchacha por la afrenta hecha a su familia, hace que rapten a Adriana y la encierra en el lóbrego manicomio del Dr. Azote, del que muchos años después regresará para ser “La Dueña” de los destinos de sus enemigos en una de las venganzas más inteligentes llevadas a cabo en televisión.

Acá les dejo la introducción de esta gran telenovela, considerada por muchos como una de las mejores realizadas en venezuela. El canción se llama “Amor más grande” y es interpretada por Nancy Toro.

Fuentes: te.acuerdas.de y univision.com

2.- Sangre Azul:

Sangre azul es una telenovela venezolana producida y transmitida por Radio Caracas Televisión en 1979. Estaba protagonizada por Pierina España, José Luis Rodríguez, Jean Carlo Simancas y Carmen Julia Álvarez. Su historia estaba basada ligeramente en la novela Lo que el viento de llevó de la norteamericana Margaret Mitchell, pero trasladada a la guerra federal de Venezuela. A pesar de sus altos valores de producción, la telenovela no cumplió los objetivos de audiencia del canal y fue cancelada el mismo año de su estreno Deus ex machina. Tres años después de cancelada Sangre Azul fue transmitida en Estados Unidos por el canal en español WNJU 47 de Nueva Jersey, por lo que fue nominada para la 14va Entrega Anual de los Premios ACE de la Asociación de Cronistas de Espectáculos de Nueva York. El acto se llevó a cabo el 27 de marzo de 1982 en el Town Hall de Manhattan, donde la telenovela fue galardonada con premios a la mejor actriz (Pierina España), actor de reparto (Jean Carlo Simancas) y programa escénico.

Sinopsis

La telenovela se desarrolla durante una guerra civil en Venezuela a mediados del siglo XIX. A pesar de la situación, Mariana (Pierina España), hija mayor del pudiente Marqués de Granados, es una mujer superficial que siempre quiere ser el centro de atención y solo le importa conquistar y casarse con Álvaro (Jean Carlo Simancas). Esto hace sufrir a su hermana María de los Ángeles (Grecia Colmenares), quien también tiene ilusiones con el joven. Posteriormente Mariana conoce a José Antonio (José Luis Rodríguez), un militar que no soporta su altivez y la pone en su sitio cada vez que puede. Con el tiempo ambos se enamoran, pero Mariana no acepta sus sentimientos y José Antonio termina casándose con María Teresa (Carmen Julia Álvarez). Al tanto, la vida de Mariana cambia completamente cuando su familia queda en la ruina y ella debe responsabilizarse de su manutención. Para hacer esto tiene la ayuda de José Antonio, con quien mantiene una relación platónica ya que él todavía está con María Teresa y la presencia de Álvaro a veces confunde la posición sentimental de Mariana. La difícil situación se resuelve trágicamente con la muerte de María Teresa durante un parto, quien le pide a Mariana que se encargue de José Antonio y su hijo. Libres para vivir juntos, la felicidad llega dos veces al hogar de las Granados cuando Álvaro pide la mano de María de los Ángeles.

Fuente: venciclopedia.com

3.- La Fiera

Con Doris Wells, José Bardina y Carlos Márquez en su inolvidable papel del patriarca Eleazar Meléndez. Esta telenovela es una adaptación que hace Julio César Mármol de la obra Los hermanos Karamazov de Fedor Dostoievski.
“Lo más memorable es la actuación de Doris Wells como esa incontrolable campesina, llamada Isabel, de la cual se enamoran el mismo Eleazar Meléndez y sus dos hijos. Es una de las primeras telenovelas donde se plantea la clásica lucha entre dos familias por las tierras codiciadas. Inolvidable es el apodo que le pone Meléndez a Isabel: ‘Mi catirrusia’”.

Fuente: El Universal.com

4.- La Señora de Cárdenas

Hace 25 años una telenovela lo sacudió todo. De las confesadas ocho horas que José Ignacio Cabrujas pasaba ante la computadora, salió en 1977 su primer dramático, La Señora de Cárdenas, uno de los éxitos más resonantes en la historia de la televisión venezolana. No se trató sólo de un fenómeno de sintonía. La historia de una ama de casa que en el divorcio alcanzó su propia realización personal, le valió a Cabrujas ser considerado como el precursor de la llamada telenovela de ruptura, al exponer a la cotidianidad en primer plano y en lenguaje coloquial. El escritor venezolano echó a un lado las tramas edulcoradas, rompiendo varios de los estereotipos de la novela rosa. De hecho, La Señora de Cárdenas, como bien escribe Rafael Arráiz Lucca, fue estimada como “una joya de la televisión que hizo de un género vetusto y retórico un lujo de futuro y encrucijada”. Demostró, en definitiva, que la telenovela podía ser otra cosa. Por ello RCTV, en la celebración de sus 50 años, decidió rememorarla con una adaptación en un telefilme, cuya duración aproximada es de dos horas. “De una u otra forma, La Señora de Cárdenas modificó la percepción que teníamos de la telenovela, cambió nuestra manera de decir las cosas y de enfrentar asuntos que empezaban a ser cotidianos; entre ellos, el divorcio”, explica el director de la nueva producción, Luis Manzo. Ciertamente, la separación era hasta entonces un tema inédito en un género cuyas tramas se regían fundamentalmente por una acartonada fórmula de chica pobre y sufrida que conoce a galán guapo y acaudalado, con el que termina en final feliz, luego de sortear innumerables tropiezos.

Fuente: El Universal.com

5.- Estefanía

Estefanía es una telenovela venezolana original de Julio César Mármol producida por Radio Caracas Televisión. Fue la primera telenovela venezolana transmitida a color y la segunda de una trilogía de producciones históricas originales que experimentaron con estructuras más complejas al común triangulo amoroso. Las otras dos producciones fueron Sangre azul (1979) y Gomez I y II (1980). Se estrenó el 1 de julio de 1979 y se transmitió en capítulos de 45 minutos.

El creador de Estefania, Julio César Mármol declaró en una entrevista a El Mundo, que el título de la novela lo inspiró una muchacha que no le correspondía a un amigo que estaba enamorado de ella. Igualmente declaró que los libretos reflejaban sus experiencias como preso político en la Seguridad Nacional, donde vivió situaciones y conoció a personajes similares a los que creó.[2]

La telenovela fue un éxito critico y de audiencia y es considerada como uno de los mejores ejemplos del género producidos en el país. En un medio conocido por proyectos melodramáticos de baja factura, Estefanía se distinguió por lo original de su historia, libretos y altos valores de producción en general. También se distinguió por un reparto que incluyó algunos de los actores más destacados de la época. Debido al periodo representado por la telenovela, Estefanía es una producción con escenas gráficas de violencia, insinuaciones sexuales y contenido político que prácticamente excluye comparaciones con otras producciones del género. Otro elemento notorio en la telenovela fue la ausencia de una canción o tema musical contemporáneo. Lejos de ello, la musicalización de Estefanía fue basada en un pasaje de Le Sacre du printemps o La consagración de la Primavera de Igor Stravinsky, composición mejor conocida como banda sonora de la película Fantasía de Walt Disney.

La historia se desarrolla en una Venezuela ficticia gobernada por un dictador a mediados del siglo XX. La dictadura está basada en la de Marcos Pérez Jiménez, y narra la vida de personajes similares a los que apoyaron o lucharon contra su gobierno. En este respecto, los nombres de los personajes fueron modificados sutilmente pero son fácilmente identificables. En la telenovela, el dictador se llama Marcos Suárez Figueres (Marcos Peréz Jiménez) mientras que el director de la Seguridad Nacional (organismo de seguridad estado) es Pedro Escobar (nombre real Pedro Estrada Albornoz). La mano derecha de Escobar es Manuel Fulvio Lanz (en relación con Miguel Silvio Sanz, Jefe de la Sección Política de la SN). Otros personajes son ficticios o generalizaciones de personajes verdaderos. Igualmente se incluyen estereotipos del género adaptados a los motivos de la historia.

A pesar del éxito, a mitad de la telenovela se tuvo que sustituir al personaje de José Luis Rodríguez por uno similar representado por Carlos Olivier. Esto se debió a compromisos artísticos de Rodríguez, que entonces empezaba a perfilarse como actor y cantante internacional. RCTV temió una disminución en la popularidad pero la audiencia no decayó con el cambio. Esta telenovela ha sido retransmitida en varias ocasiones y formatos, siendo la última en 2003, con motivo de la celebración de los 50 años de RCTV. Debido a que en esa última oportunidad la novela dejó de transmitirse sin explicación oficial por parte del canal, Julio César Mármol declaró que creía que se debía a presiones políticas ya que la telenovela refleja una dictadura, que es la manera en que usualmente RCTV describe al gobierno de Hugo Chávez Frías. Otras voces han declarado que la novela fue puesta en el aire con fines políticos y no como reconocimiento a sus méritos artísticos.

+Info: venciclopedia.com

6.- El Desprecio

De Julio César Mármol. El Desprecio está basada en dos historias distintas. La primera se enfoca en una joven, sus luchas, sus desgracias, soledad, amores, felicidad, tristeza y búsqueda continua por la dignidad personal. El segundo ilustra vivamente la ambición por el poder y el dinero. Ambos se ven relacionados con un gran número de personajes legendarios cuyas acciones revelan planes maléficos, intriga e incluso asesinato.

La protagonista Clara Inés Santamaría, una mujer marginada e injustamente tachada de retrasada mental por no abrirse con los demás, vive una vida solitaria en el campo, dentro de una casa de salud dirigida por monjas. La apreciación errónea de la sociedad para con Clara Inés saldrá a la luz y su gran inteligencia será finalmente descubierta.

Aunque Clara Inés sea una joven bonita, en un comienzo tan sólo inspira pena. Proviene de una familia con dinero, pero fue criada por una monja que no quiere que conozca sus verdaderos orígenes. Un día, Clara Inés descubre la verdad y se dirige a la capital para desafiar su destino. Allí conoce a Raúl Velandro, un hombre aparentemente bueno que inmediatamente siente pena por ella y le ofrece su ayuda. Le dice que es miembro de la familia que está buscando, le tiende una trampa y Clara se ve envuelta en una serie de circunstancias que constituyen la apasionante trama de El Desprecio.

Fuente: telenovelas.es

7.- Las Dos Dianas

Producción de Marte TV, realizada en 1992 para Venevisión. Carlos Mata, Lupita Ferrer y Nohely Arteaga son los protagonistas de una historia de amor enmarcada dentro de conflictos de poder, ambición, venganza y gloria, basado en un clásico de la literatura: la novela del mismo título de Alejandro Dumas. El dramaturgo venezolano Ignacio Cabrujas fue quien adaptó el guión. El argumento va mucho más allá de los habituales ingredientes de amor, desamor, celos, intrigas y enredos. La realización juega con saltos en el tiempo continuados y con dobles personajes, por lo que también se podría hablar de dos telenovelas en una.

En Las dos Dianas, Carlos Mata combina a la perfección un doble papel a la vez: de joven apuesto, por un lado, y como anciano decrépito por otro. Para ello, el popular actor se ha tenido que someter a lo largo de varios meses a un cuidado proceso de maquillaje.

Por su parte, Lupita Ferrer dio vida a uno de sus personajes más memorables, Catalina La Grande, mientras Nohely Arteaga interpretó a madre e hija, Las Dos Dianas.

El comienzo de la historia es fuerte y directo: el protagonista, Diego Morales (Carlos Mata), asiste con horror al asesinato de su esposa y al secuestro de su hijo, sin que él pueda evitarlo.

Fuente: El Pais.com

8.- Kassandra

(RCTV, 1991): Cuenta la historia de una joven gitana y cirquera acusada de un crimen que no cometió. Tiene el Récord Guinnes de ser la telenovela que se ha transmitido en mas paises del mundo. Original de Delia Fiallo, basada en su propia telenovela, Peregrina.

9.- La Mujer de Judas, El Fantasma de La Novia

Original de Martin Hahn
Escrita por Martin Hahn, Zaret Romero, Ana Teresa Sosa,Francisco Boza, Daniel González y Verónica Alvarez
© RCTV Venezuela 2002

Historia gótica de terror que tiene lugar en unos viñedos embrujados por crímenes sin resolver. Astrid Carolina Herrera es la ex presidiaria decidida a vengarse y Chantal Baudaux es la hija que no conoce, una joven que tiene poderes paranormales. Juan Carlos Tarazona es un sacerdote fantasma, desesperado porque se haga justicia.

Sinopsis

Hace 20 años, el pueblo de Carora se sacudió con el asesinato del Padre Sebastián en plena iglesia perpetrado por la millonaria Altagracia del Toro.

Este crimen horrorizó a la opinión publica fustigada por el periodista Marcos Rojas Paúl, quien fue el que inventó el apodo de La Mujer de Judas para la asesina. Altagracia fue a la cárcel gritando su inocencia y jurando vengarse de quienes la incriminaron. Veinte años mas tarde, La Mujer de Judas sale de prisión dispuesta a cumplir su promesa.

En Carora, la familia de Ludovico del Toro que se ha quedado con la fortuna de Altagracia, celebra la vendimia y espera con temor el regreso de la Mujer de Judas. No todos tienen un mal recuerdo de Altagracia.

Entre los pocos que siempre creyeron en su inocencia está la camionera Joaquina, cuya hija Gloria decide que la Mujer de Judas puede ser un buen tema para su tesis. Fingiendo ser una famosa documentalista, Gloria se cuela a la vendimia. Ahí conoce a Salomón Vaisman, presidente de las Bodegas del Toro de quien se enamora.

Gloria se embarca en un romance con Salomón, pero también tiene que enfrentar el regreso de sus visiones premonitorias y poco a poco irá descubriendo qué vínculo la une a Altagracia.

10.- Toda una Dama: Una Señora Telenovela

“Toda una Dama” es la primera telenovela realizada por RCTV de Venezuela como RCTV Internacional. Escrita por Iris Dubbs con la mayor fidelidad posible a la obra de José Ignacio Cabrujas, “Señora”, que en los años 80 el dramaturgo escribiera para este canal como versión libre de la “Doña Bárbara” de Rómulo Gallegos en clave de tragedia clásica griega.

Pese a todas las señales y advertencias, Imperio Laya (Nohely Arteaga) se empeña en desgraciarle la vida a la pobre Valeria Aguirre (Christina Dieckmann), hasta el punto de llevarla a la cárcel y robarle su hijo. Con la ayuda de un amigo (Roberto Messuti), Valeria es declarada inocente, se convierte en “Toda una Dama” e ingresa en la alta sociedad caraqueña con el fin de destruír a Imperio. Dos mujeres se enfrentan en una guerra sin tregua, primero por el amor de un hombre (Ricardo Álamo) y luego por la custodia legal de un hijo. La tragedia está servida.

Toda una Dama ha sido desde el inicio, al igual que su predecesora, una telenovela clásicamente perfecta, gracias a su buen libreto, dirección y producción y a un maravilloso casting de esos que últimamente no se ven muchos en televisión: Nohely Arteaga y Christina Dieckmann se roban el show con sus estupendas actuaciones, que para nada tienen por qué envidiar a las recordadas y queridas Caridad Canelón y Mary Carmen Regueiro, pero que no por ello dejan que actrices como Abril Schreiber y María Gabriela de Faría (las hijas de Imperio) o las inigualbales Esperanza Magaz y Ana Castell (las tías de Valeria) brillen en cada aparición.

No queda sino felicitar a todo este equipo por hacer, en medio de crisis, conflictos y problemas… una Señora Telenovela!

Fuente: El Hijo de La Bohemia

Mención de Honor para: Por Estas Calles

Por estas calles fue una telenovela venezolana estrenada el 2 de marzo de 1992 y producida por el canal Radio Caracas Televisión. Se emitió en el mismo a las 21:00 durante dos años, entre 1992 y 1994. Fue muy famosa en su país, pero no terminó de cuajar en el exterior por su temática nacional que se adentraba en los sucesos políticos y sociales. Muchos no la consideran una telenovela, sino una serie de denuncia.

Fue la primera vez que una telenovela se ocupó de las condiciones de la vida pobre en los ranchos de Caracas tanto como los de las clases media y alta. Manejo temas como el de la miseria que había en el país. Mientras avanzaba en su trama, se desenvolvieron temas como el tráfico de drogas, tema tabú en las telenovelas, hasta ese momento. Reflejó la exasperación pública con la corrupción e incluyó escándalos tales como un Doctor que robó el equipo de su clínica privada y un Gobernador forzado a resignar después de tomar el dinero de un fondo secreto, hechos que sucedían en el país de verdad, eran presentados por personajes ficticios.

Mención Especial para: “Ifigenia, Nadie me dirá como quererte”

Autor: Martin Hahn (basada en la novela “Ifigenia” de Teresa de La Parra)

María Eugenia Alonso, personaje central que asume ahora Marianela González, es una jovencita que ha vivido en la avanzada sociedad europea, pero que, por cosas del destino, debe volver e instalarse en un pueblo conservador.

“Es una muchacha liberal, muy feminista, con principios distintos. Es como la oveja negra de la familia. Pero se da cuenta de que, al regresar al país, se queda sin nada. De ahí en adelante vive el yugo de tratar de cambiar su mentalidad”, explica González.

Ella se enamora de Gabriel Olmedo, interpretado por Hugo Vásquez, y quien confiesa que apenas acaba de comenzar a leer la obra. “Mi personaje es el de un luchador por los derechos y un apoyo para la atribulada María Eugenia. Él tiene un gran sentido de humanidad, de bondad, de caridad con todos”.

Sin descanso ni en paz

Con esos personajes ya conocidos por venezolanos y extranjeros comienza esta recreación de Martin Hann, autor de dramáticos a los que también ha inyectado una buena dosis de suspenso como Angélica Pecado, Estrambótica Anastacia y La mujer de judas. Muertos, asesinos y muchas sangre han sido casi su leitmotiv.

Pero ahora, según asegura el elenco, la cosa será distinta. “Estará todo el toque de misterio típico en las otras telenovelas de Martin Hann, pero no habrá asesinatos, ni mucho menos asesinos en serie. Hay misterios que explican las reacciones de muchos personajes”, jura Marianela González.

La trama inicial ideada por Teresa de La Parra se mantiene. “Lo demás se desarrolla con el transcurrir de la novela. Será siempre una sorpresa tras otra”, sostiene Vásquez.

Muchos podrían cuestionar que RCTV Internacional, en medio de la reducción de su capacidad productiva, apueste a histriones que apenas coquetean con roles protagónicos y que, además, lo haga con una historia que cambió la literatura venezolana. Pero ni Vásquez ni González dicen sentirse atemorizados por el reto.

“El televidente está en su derecho de criticar. Tengo a un elenco extraordinario, un escritor y un equipo genial. Y mientras uno haga las cosas con cariño, todo sale bien. Igual hay que trabajar mucho porque es un reto”, apunta la actriz.

El actor maracucho asume la responsabilidad de un modo similar. “Ya tengo el libro conmigo y lo estoy disfrutando. Es mi primera protagonización y la verdad es que no siento miedo. Yo asumo todo esto más bien como un reto”, concluye.